Cerrar
Mapa

Derechos Humanos y Ciudadanía Universal

El Derecho Internacional de los Derechos Humanos

El movimiento internacional de los derechos humanos se fortaleció con la aprobación de la Declaración Universal de Derechos Humanos por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948. Redactada como “un ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse”, en la Declaración, por primera vez en la historia de la humanidad, se establecen claramente los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales básicos de los que todos los seres humanos deben gozar. A lo largo de los años, lo establecido en la Declaración ha sido ampliamente aceptado como las normas fundamentales de derechos humanos que todos deben respetar y proteger. La Declaración Universal, junto con el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y sus dos protocolos facultativos, y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, forman la llamada «Carta Internacional de Derechos Humanos».

Una serie de tratados internacionales de derechos humanos y otros instrumentos adoptados desde 1945 han conferido una base jurídica a los derechos humanos inherentes, y han desarrollado el conjunto de derechos humanos internacionales. En el plano regional se han adoptado otros instrumentos que reflejan las preocupaciones específicas en materia de derechos humanos de la respectiva región, y en los que se establecen determinados mecanismos de protección. La mayoría de los Estados también ha adoptado constituciones y otras leyes que protegen formalmente los derechos humanos fundamentales. Si bien los tratados internacionales y el derecho consuetudinario forman la columna vertebral del derecho internacional de derechos humanos, otros instrumentos, como declaraciones, directrices y principios adoptados en el plano internacional contribuyen a su comprensión, aplicación y desarrollo. El respeto por los derechos humanos requiere el establecimiento del estado de derecho en el plano nacional e internacional.

El derecho internacional de los derechos humanos establece las obligaciones que los Estados deben respetar. Al pasar a ser partes en los tratados internacionales, los Estados asumen las obligaciones y los deberes, en virtud del derecho internacional, de respetar, proteger y realizar los derechos humanos. La obligación de respetarlos significa que los Estados deben abstenerse de interferir en el disfrute de los derechos humanos, o de limitarlos. La obligación de protegerlos exige que los Estados impidan los abusos de los derechos humanos contra individuos y grupos. La obligación de realizarlos significa que los Estados deben adoptar medidas positivas para facilitar el disfrute de los derechos humanos básicos.

A través de la ratificación de los tratados internacionales de derechos humanos, los gobiernos se comprometen a adoptar medidas y leyes internas compatibles con las obligaciones y deberes dimanantes de los tratados. En caso de que los procedimientos judiciales nacionales no aborden los abusos contra los derechos humanos, existen mecanismos y procedimientos en el plano regional e internacional para presentar denuncias o comunicaciones individuales, que ayudan a garantizar que las normas internacionales de derechos humanos sean efectivamente respetadas, aplicadas y acatadas en el plano local.

Fuente: Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos -OACDH

La «Declaración Universal de Derechos Humanos» de 1948, junto con el «Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos", el «Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales» y sus respectivos protocolos opcionales, conforman la «Carta Internacional de los Derechos Humanos». Estos pactos fueron adoptados el 16 de diciembre de 1966, e imparten obligatoriedad jurídica a los derechos proclamados por la Declaración.

El Derecho de Ciudadanía Universal

Solidaridad Internacional Nazioarteko Elkartasuna defiende que de la Carta Internacional de los Derechos Humanos emana un derecho, de ámbito supranacional: el derecho de Ciudadanía Universal.

La Ciudadanía Universal cimienta los pilares de un nuevo orden mundial con el que se garantizan los derechos humanos de todas las personas de La Tierrra, con independencia de su lugar de origen y con independencia del lugar en el que estemos.

Solidaridad Internacional Nazioarteko Elkartasuna apoya el derecho de Ciudadanía Universal en el marco de la Carta Internacional de Derechos Humanos, referencia base de todos los agentes que intervienen en la vida de nuestra organización.

Defensa jurídica de víctimas de vulneración de los derechos humanos

Estamos desarrollando y consolidando una línea de defensa jurídica de victimas de violencia de genero; victimas de explotación, violencia o abuso de personas discapacitadas; y victimas de discriminación basada en la orientación sexual o en la identidad de género, en aquellos países en los que realizamos cooperación para el desarrollo.

La discriminación, explotación, abuso o violencia contra mujeres, homosexuales, lesbianas y discapacitados es una violación grave de la legislación internacional y un ataque contra los valores universales de las Naciones Unidas.

Ninguna opinión personal, ni creencia religiosa puede justificar la negación de los derechos básicos de cualquier ser humano.

Desde Nazioarteko Elkartasuna-Solidaridad Internacional queremos decirles que su lucha es compartida, que no están solos ni solas para terminar con la violencia, la explotación, el abuso y la discriminación. Y nos esforzamos en incorporar en nuestras actuaciones la defensa jurídica de las victimas de discriminación, abuso y violencia contra mujeres, personas discapacitadas, lesbianas y homosexuales.

Actuaciones realizadas