Cambio organizacional pro equidad de género en CROSE, Haití

Linea de actuación

Equidad de género

Zona

Haití

Ejecución

Realizado

Haití, Departamento del Sudeste, Distritos de Belle Anse y Jacmel.

No fue hasta 1986 cuando en Haití se reconoció el voto de las mujeres. En la actualidad son las mujeres las protagonistas en desempeñar actividades menos rentables, y el rostro principal del sector informal, dándose unas grandes diferencias en sus salarios medios en comparación con el de los hombres (US$ 626, frente a US$ 169). En la esfera privada siguen asumiendo la mayor parte del desempeño de las actividades del hogar y una gran porción de las comunitarias. En el departamento del sudeste, el 26% de las mujeres sufrieron en 2011 violencia física, sexual o emocional. Tras el terremoto y las otras catástrofes acontecidas, se ha acrecentado sensiblemente las condiciones de vulnerabilidad del país, pero particularmente el de las mujeres.

En este contexto se desarrolló un diagnóstico, con claves y recomendaciones, para facilitar un cambio institucional Pro Equidad de Género en la organización CROSE, que contribuirá a implementar acciones encaminadas a fortalecer relaciones equitativas entre hombres y mujeres, tanto en la vida organizativa de la entidad socia, como en el trabajo que desarrolla.

Proceso de revisión de CROSE (Coordinación Regional de las Organizaciones del Sur Este) sobre sus propias relaciones internas de igualdad entre las mujeres y los hombres, con el fin de reforzar el papel de las mujeres y promover un cambio organizacional

Resultados conseguidos

Diagnóstico Institucional de Género y Plan de Acción Estratégico Pro-Equidad de Género en CROSE, entidad socia en Haiti

Se ha identificado dentro del funcionamiento de la organización a través de un proceso participativo, los roles que desempeñan las mujeres, así como sus funciones y cargos, con el fin de reforzar el proceso de empoderamiento de las mismas y promover un cambio organizacional.
El estudio ha permitido diseñar un programa de formación continuo y habilitar un departamento de igualdad de género en CROSE, dotarlo de recursos e incorporarlo en su organigrama institucional, para que sus propuestas en términos de transversalización del enfoque de género, se tomen en consideración, tanto en la parte asociativa como en la de todas las fases de los proyectos (identificación, formulación, ejecución y evaluación), fomentando la participación cualitativa de las mujeres, más allá de su presencia cuantitativa. Además se ha diseñado un Programa Anual Operativo Pro-Equidad de Género, y se está impulsado la incorporación de las mujeres en los puestos de coordinación de las organizaciones con las que CROSE trabaja.